Mensaje de Marzo de Celia Cruz de Giay

untitled

Hay gente pobre, tan pobre que lo único que tiene es dinero. Armando Fuentes Aguirre (Catón)

El dinero no es lo más importante.

Una frase que escucho con frecuencia  es  “en Rotary no todo es dinero”. Si bien es verdad que las continuas campañas de recaudación de fondos son muy necesarias para poder cumplir con nuestras obras, también es cierto que a veces el árbol nos hace perder la visión del bosque.  Porque no todo es dinero.

Para nosotros el dinero es un medio, una herramienta, un instrumento que si bien es útil no sirve para medir la calidad de la gente o para evaluar el servicio que ofrecemos. Una persona  no se mide por lo que tiene y aporta sino por lo que vale como ser humano.   Nosotros tenemos  muchísimos rotarios que son muy prósperos económicamente pero son más valiosos por lo que son, que por lo que tienen y  esto es realmente destacable.

Ser rotario nos brinda muchas oportunidades de ser útiles, de ofrecer nuestro  tiempo en tareas en favor de los más desprotegidos,  de servir a través de nuestra ocupación,  de practicar los principios y valores de la organización que nos nuclea, de contribuir con nuestros recursos. Como dice Paulo Coelho “Solo recibes más de lo que das, cuando das más de lo que recibes”.

Es cierto que hay gente que ha aportado millones para buenas causas. Enhorabuena que existan porque son indispensables.  Pero hay muchos otros que  financieramente no pueden  aportar tanto pero si han engrandecido enormemente sus causas con la inmensa  contribución de su personalidad  como Mahatma Gandhi, Madre Teresa o Nelson Mandela.

Creo necesario hacer en Rotary un balance entre los bienes materiales y los bienes espirituales.  Es tan valiosa una persona por lo que hace, que por lo que da. Porque el  hacer requiere un enorme compromiso  y una vocación personal que no todos tienen. Mas  pasan los años, más me cuesta comprender porque tenemos tantos rotarios apáticos en nuestros clubes. La apatía es nuestro peor enemigo porque nos lleva a la mediocridad, a no entender que cada uno puede y debe hacer su aporte, puede y debe ser factor de cambio y progreso.

Por eso, coloquemos el dinero donde debe estar: con las herramientas. Seamos generosos y demos lo más que podamos de nuestros recursos. Seamos hacedores y utilicemos el esfuerzo y el trabajo para concretar nuestros sueños.

Por el bien de Rotary y de las generaciones que nos sucedan, sigamos siendo contribuyentes  y hacedores.

Celia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s