Recordemos parte del mensaje del Presidente de RI en la Asamblea Internacional 2013

Ron D. Burton, 2013-14 RI President.

Estimados Compañeros,

Hay que animarse a pedir. Se los digo a ustedes. A cada uno de ustedes. No a la persona sentada al lado ni al rotario a cargo del comité de membresía o un colega que tenga fama de conocedor de este tema o disponga de más tiempo. La membresía no es una tarea de los demás. Es una tarea que ustedes y yo debemos realizar, es una oportunidad que se le ofrece a cada rotario. Hay que animarse a pedir. Busquen a las personas que de una manera u otra esperan que los inviten. Busquen a esas personas con potencial de afiliación pero a quienes jamás se les había ocurrido que podrían afiliarse a Rotary, e invítenlas a los clubes. Y si la labor de captación es buena y los candidatos se afilian, su labor no habrá concluido sino comenzado. Los nuevos socios necesitan su apoyo en calidad de mentores, necesitan integrarse plenamente en el club y desempeñar funciones significativas,  y necesitan sentirse contentos de formar parte de Rotary. Si conservásemos a todos los nuevos socios, el problema de la membresía dejaría de ser tal porque cada año se sumarían a nuestras filas unos 120.000 socios. No obstante, cada año se nos va prácticamente la misma cantidad de socios. Eso explica el estancamiento del número de rotarios, nos hemos quedado en un total aproximado de un millón doscientos mil socios durante más de 15 años. Ya es hora de que hagamos algo al respecto, además de hablar.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar una lista de los socios que se van, e investigar por qué se van y qué podemos hacer para evitarlo. Estamos comprometidos a lograr que aumente nuestra membresía a un millón trescientos mil socios para 2015. Es una meta absolutamente alcanzable, pero a la vez tenemos que averiguar por qué se nos van tantos socios como los que entran. En 1987 a Rotary se le presentó una oportunidad espléndida: el ingreso de las mujeres a los clubes. Verdaderamente, fue una ocasión de esas que deberían haberse marcado como día festivo en el calendario de Rotary. Sin embargo, cuando miramos a nuestro alrededor es obvio que deberíamos contar con un número de mujeres mucho mayor que el actual. La mitad de los gobernadores entrantes deberían ser mujeres. Tenemos que mejorar mucho en este aspecto. Y también tenemos que mejorar en cuanto a la afiliación de socios jóvenes. Tenemos que asegurarnos de que los rotaractianos, Interactianos, RYLArianos, estudiantes de Intercambio de Jóvenes, becarios de la Fundación e integrantes de equipos de Intercambio de Grupos de Estudio  actuales sean los rotarios del mañana.

En muchos casos, tenemos que alentar a los clubes a flexibilizar algunas de sus normas y tradiciones. Eso no significa que deban cambiar todo sino que comprendan que es necesario adaptarse a los nuevos tiempos y que debemos cambiar para sobrevivir. Hay que poner de nuestra parte y estar dispuestos a cambiar los horarios, locales de reunión u otros aspectos habituales de un club actual, o reformular los formatos para los nuevos clubes. Tenemos que ser sinceros con nosotros mismos y estar dispuestos a adaptarnos. Todo rotario debe preguntarse: Si no fuera rotario, ¿me afiliaría a este club hoy? Si la respuesta es negativa pregúntese por qué no. ¿Qué cambios deben efectuarse para que mi club rotario sea más atrayente y tenga motivos para sentirme orgulloso de él? Todo rotario es distinto. Todos nos afiliamos a Rotary por motivos distintos, en base a la gran diversidad que existe entre la gente. Algunas veces, las razones que motivan la afiliación de un socio no son las mismas que lo motivan a proseguir su afiliación. De todos modos, cada uno de nosotros se encuentra hoy en nuestras filas y toda persona que haya asumido el compromiso de ejercer un cargo de liderazgo en Rotary ha vivido la experiencia de encontrar ese factor especial que los entusiasma sobre nuestra organización.

Sea lo que sea, sea cual fuere el sentimiento que los llevó a quedarse en Rotary durante toda la vida, eso es lo que desean compartir, lo que desean que descubran los demás, de manera que ellos también sientan lo mismo. Cuando los rotarios participan y viven Rotary, cambian vidas.

Ron Burton Presidente, Rotary International, 2013-14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s