HOMENAJE A MARGOT LOYOLA / RC VALPARAISO BELLAVISTA

MARGOT

El 3 de agosto falleció Ana Margot Loyola Palacios, una de las más destacadas de nuestras folkloristas, que dedicó su vida a la búsqueda, difusión e interpretación de nuestras canciones y bailes típicos, ya sea como solista o formando conjuntos. Así  se conocieron Las Hermanas Loyola, Cuncumén y Palomar, que legaron a la cultura nacional una valiosa colección de discos, libros y videos, que describen con espíritu didáctico el rico panorama de la música tradicional chilena. Ritmos como la tonada, la cueca, resfalosas, corridos, zamacueca, la música pascuense y mapuche, tanto en canciones de su autoría, como de compositores clásicos o recopiladas por ella misma en terreno, conforman el patrimonio que se empeñó en rescatar y transmitir a lo largo de sus 96 años de vida.

             Nacida en Linares en 1918, hija de un comerciante y una dueña de casa, a los 8 años tomó clases de piano y empezó a cantar, poco después se inició en la guitarra y destacó en un dúo con su hermana Estela y algunos años más tarde empezó a viajar por localidades del país: Alhué, Pomaire y Colliguay despertaron su espíritu de investigadora y en casas de canto, fiestas de rodeo en el Valle Central, caseríos del desierto nortino y  parajes lejanos de Isla de Pascua la vieron incansable en la divulgación de nuestras canciones folclóricas y populares.

            En 1949 fue monitora de cueca en las Escuelas de Temporada de la Universidad de Chile y de allí nació el conjunto Cuncumén, cuyo solista durante años fue Víctor Jara. Posteriormente, en 1972 fue docente del Departamento de Etnomusicología de la PUCV y en 1993 recibió de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor la distinción “Figura fundamental de la música chilena”,  y designada profesora emérita de la PUCV, luego recibió el Premio Nacional de Arte, el Premio a lo chileno y reconocida como Doctora Honoris Causa de la Universidad Arturo Prat de Iquique. Su discografía abarca más de una quincena de álbumes, diversas participaciones en discos colectivos y colaboraciones con artistas, entre sus obras destacan: Bailes de tierra (1980), Visión musical en Chile (1980), Siempre Margot (1984), El folklore de Chile (1990), El couplé (1990), El cachimbo (1994), Voces del Maule (1994), 21 temas del folclor (1998), La zamacueca (1999), Legado musical inédito (2001), La tonada, testimonios para el futuro (2006), La cueca, danza de la vida y de la muerte (2010), Otras voces en mi voz (2010) y 50 danzas populares y tradicionales en Chile (2014). Y programas televisivos como Recorriendo Chile, en TVN y Chilenazo (1975).

           Ha sido una verdadera embajadora y portavoz de nuestras manifestaciones culturales en la gran mayoría de los países latinoamericanos, que la convirtió en miembro correspondiente de las Asociaciones Folklóricas de Buenos Aires y Tucumán, como también en muchos países europeos.

           Esta notable cantautora e investigadora del folclore, considerada una de las personalidades más influyentes del mundo artístico chileno nos ha dejado y Rotary levanta su voz para darle un abrazo de afecto y gratitud y un emocionado aplauso en el momento de su despedida.

Jaime Rodríguez Espoz

Socio R. C. Valparaíso-Bellavista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s