JOHN GERM: UN HOMBRE COMPROMETIDO

the-rotarian-John-Germ
Fotografía de: Rotary International / Alyce Henson

Entrevista publicada en el número de  de la revista The Rotarian

Cuando en julio del presente año John Germ tome posesión del cargo de presidente de Rotary International, cumplirá 40 años en Rotary. De su trayectoria a lo largo de estas cuatro décadas, se le recuerda más que nada por su papel protagónico en el Desafío de Rotary por US$ 200 Millones, campaña de captación de fondos complementaria de una subvención-desafío de la Fundación Bill y Melinda Gates. Los rotarios superaron esa meta en 2011, puesto que en dicho año recaudaron US$ 228,7 millones destinados a las actividades para la erradicación de la polio. “Jamás dudé de nuestra capacidad para conseguir los fondos necesarios”, afirma el presidente electo. “Los rotarios han sido muy generosos”.

Ese monumental impulso de nuestra organización sentó las bases para los numerosos éxitos que estamos alcanzando en la actualidad en el terreno de la lucha contra la poliomielitis. Es más, recaudar dinero para combatir tal enfermedad fue una de las primeras tareas de liderazgo de Germ, quien en 1976 se afilió al Club Rotario de Chattanooga, Tennessee. “Mi participación se limitaba entonces a la asistencia a las reuniones hasta que en 1983 me pidieron que asumiera el cargo de secretario del club”, indica Germ. “Más adelante me solicitaron que aceptara el cargo de copresidente de la campaña de captación de fondos contra la polio”. Y después de eso, ya estaba plenamente involucrado.

“Cuanto más activa era mi participación, más obras de bien veía realizar y más tareas deseaba emprender”, añade. Posteriormente, Germ prestó servicio en Rotary en calidad de vicepresidente, director, fiduciario, vicepresidente del Consejo de Fiduciarios de La Fundación Rotaria, y edecán del presidente de RI. Asimismo, John y su esposa, Judy, son integrantes de la Sociedad Arch Klumph.

En el ámbito profesional, Germ sigue siendo asesor de Campbell & Associates, empresa de ingeniería de Chattanooga donde comenzó a trabajar en 1965 y en la que llegó a ejercer el cargo de director ejecutivo. Nuestro jefe de redacción, John Rezek, habló con él acerca de su próximo gran compromiso: el cargo de presidente de RI que ejercerá el próximo año.

THE ROTARIAN: ¿Cuáles son las reglas más importantes del liderazgo y dónde las aprendió?

GERM: La regla más importante es saber escuchar. Un buen líder debe motivar, alentar, delegar, inspirar y comunicar bien. Al saber escuchar, uno puede entender mejor las necesidades y los deseos de los demás.

TR: Indíquenos algo que jamás haría una persona que ejerce su cargo?

GERM: Como presidente, jamás le pediría a otra persona que hiciera algo que yo no haría.

TR: ¿Cuáles son las cualidades y rasgos de personalidad fundamentales que debe tener todo rotario?

GERM: Entre nuestros valores fundamentales, el más importante es la integridad. Sin la integridad, no somos nada.

TR: Algunos presidentes dedican la mayor parte del tiempo a viajar y otros suelen dedicarse mucho a los asuntos propios de la Sede de RI, ¿en cuál de estos aspectos se centrará?

GERM: Procuraré dedicarme a ambas prioridades. Es importante visitar los clubes y distritos para motivarlos, agradecerlos por la labor realizada y transmitir el mensaje de que somos un EQUIPO y de que unidos lograremos más. Al mismo tiempo, es esencial coordinar las actividades y fomentar la continuidad entre los líderes de RI, el personal y los líderes de La Fundación Rotaria. Por consiguiente, debemos organizar reuniones en las que participen el presidente, el presidente electo, el presidente propuesto, el presidente y el presidente electo del Consejo de Fiduciarios de La Fundación Rotaria y el secretario general. Se deben celebrar, también, reuniones conjuntas de la Directiva, al menos una vez por año, a fin de garantizar la continuidad y la cooperación. Todo eso requiere pasar bastante tiempo en Evanston.

TR: ¿Nos podría mencionar algunos de los principales desafíos existenciales de Rotary y qué cree que podrían hacer los rotarios a título individual para abordarlos?

GERM: El mayor reto que enfrenta Rotary es la membresía. Tenemos que aumentar el número de socios para hacer más obras. Tenemos que atraer a la gente joven, como los ex participantes en los programas de Rotary para la juventud. Otro de los colectivos que debemos involucrar es el de los jubilados recientes. Constituimos una organización que funciona sobre la base de elevados criterios éticos y un sistema de clasificaciones. Estos criterios deben mantenerse y se debe recordar a los actuales socios por qué cada uno de ellos debe apadrinar a otras personas calificadas para que se afilien a Rotary.

TR: ¿Por qué es tan difícil que el público entienda qué es Rotary y la labor que realiza? ¿Cómo remediaría esta situación?

GERM: Durante muchos años, los rotarios han trabajado a nivel local y mundial sin aspirar a publicidad ni reconocimiento. Hace unos pocos años, se efectuó una encuesta, y no fue ninguna sorpresa comprobar que el público en general no sabía nada de Rotary y nuestras obras. Tenemos que lucir con orgullo la insignia rotaria. Tenemos que realzar la imagen pública de Rotary mediante entusiastas y exitosas actividades de marketing que difundan quiénes somos y nuestros extraordinarios proyectos en el ámbito local e internacional. En estos momentos, no se justifica que mucha gente se pregunte: “¿Qué es Rotary?”

TR: ¿Qué le fue más difícil, elegir el lema presidencial o el diseño de la corbata del año?

GERM: Fue más difícil buscar el diseño de la corbata. Por otra parte, fue fácil establecer un lema relacionado con el servicio. Me inspiró la labor que realizan los rotarios a nivel local y mundial en el marco de la campaña para la erradicación de la polio y las seis áreas de interés de La Fundación Rotaria. El lema que he seleccionado es como yo describiría nuestras obras: Rotary al servicio de la humanidad.

TR: ¿Cuáles han sido los dos o tres pasos más importantes en su trayectoria hacia la presidencia? ¿Qué consejo le daría a un rotario que desee seguir sus pasos?

GERM: Llegué a la presidencia gracias a mi esforzado trabajo. Ejercí durante mandatos completos los cargos de director de RI y fiduciario de La Fundación Rotaria, y he participado en proyectos de ámbito local e internacional. Todo comienza a nivel del propio club. Para que el Comité de Propuestas lo tome a uno en cuenta, es imprescindible haberse desempeñado con éxito como presidente de club, gobernador de distrito y director de RI. Es esencial poseer amplia experiencia y una visión para mejorar Rotary. Hace falta trabajar mucho y realizar las propias tareas de la mejor manera posible, y también es necesario aprender algo nuevo en cada paso que damos a lo largo de nuestra trayectoria.

TR: ¿Cómo reaccionó al enterarse de que había sido propuesto para el cargo?

GERM: Cuando sonó el teléfono, Judy y yo estábamos cenando. Recibimos la noticia con entusiasmo y a la vez con humildad. Con más humildad aún escuchamos los comentarios de los integrantes del Comité de Propuestas y nos dimos cuenta de la enorme confianza depositada en nosotros para liderar Rotary, especialmente en el año del Centenario de La Fundación Rotaria.

TR: ¿Cuál ha sido el cargo del que más ha disfrutado en Rotary?

GERM: Después del de presidente de club, el cargo del que disfruté más fue el de presidente del Comité del Desafío de Rotary por US$ 200 Millones. Fue impresionante visitar los clubes y distritos y presenciar el entusiasmo de los rotarios por cumplir la promesa de erradicar la polio que realizamos a todos los niños del mundo. Me conmovía cada vez que participaba en una Jornada Nacional de Vacunación y veía las caras sonrientes de las madres cuyos hijos recibían las valiosas dos gotitas salvadoras. ¿Acaso puede haber una tarea mejor que esa?

TR: Imaginemos que el presidente puede lograr todo lo que desea durante su año en el cargo. ¿Cuáles serían entonces sus tres primeros objetivos?

GERM: Primero, erradicar la polio. Segundo, aumentar nuestra membresía para contar con más manos dispuestas, más corazones solidarios y más mentes críticas. También necesitamos aumentar la diversidad en la organización. Tercero, suscribir más alianzas y acuerdos de patrocinio con fundaciones y corporaciones. Nuestro trabajo conjunto con la Fundación Gates, la OMS, el UNICEF y los CDC demuestra que si trabajamos unidos tendremos éxito.

TR: Si hay algo en RI que pudiera cambiar de inmediato, ¿qué sería?

GERM: Gestionar Rotary más como una empresa que como una organización de servicio social. Rotary tiene que tener presente que su principal fuente de ingresos son las cuotas que pagan los socios. En vez de siempre recurrir al aumento de cuotas, tenemos que asegurarnos de que el servicio que prestamos es el que desean los clubes y distritos, y no el que creemos que desean y necesitan. En una empresa, cuando los gastos aumentan pero no aumentan los ingresos, se busca la manera de reducir costos, sin necesariamente aumentar los precios o cuotas. En una empresa se busca siempre la gestión más eficiente posible.

TR: Los rotarios emplean a 600 personas para las operaciones de la organización. A lo largo de los años, usted ha tenido ocasión de conocer a muchos de ellos. Háblenos sobre la gestión del personal de manera que la aprecien los rotarios en general. ¿Cree que su labor aporta valor a los rotarios a cambio del dinero que invierten?

GERM: La labor del personal es fundamental para que Rotary realice sus obras. Nuestro destacado personal trabaja con diligencia para que los clubes cuenten con las herramientas que necesitan para funcionar mejor. Dicha labor abarca la preparación de materiales de instrucción, asistencia para tramitar subvenciones y orientación respecto a la custodia de fondos. Sin duda, el personal aporta mucho valor a nuestra organización.

TR: Si le pidieran que describa cinco características importantes aunque no necesariamente evidentes respecto a usted mismo, ¿qué diría?

GERM: Mis padres nos enseñaron a mis hermanos y a mí a respetar a todo el mundo y a ser honrados y dignos de confianza en todos los aspectos de la vida. De mí se ha dicho que soy un hombre que piensa de manera diferente, que soy respetuoso, fiable y perseverante, que sé delegar, que soy un buen confidente y que sé formar equipos.

TR: Si pudiera hablar personalmente con cada rotario, ¿qué le diría a cada uno de ellos?

GERM: Le diría “gracias por la labor cumplida; gracias por la labor que realiza en la actualidad y gracias por las obras que realizará para mejorar la comunidad y cambiar vidas”. También le pediría que retribuya la oportunidad que alguien le brindó, invitando a otra persona a que se afilie a Rotary.

Por John Rezek

The Rotarian

1-Mar-2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s