EXTRACTO DEL CAPÍTULO 7, “3-H: UN NUEVO AMANECER PARA LA FUNDACIÓN ROTARIA”

c028130
Clem Renouf, presidente electo de RI, presenta el programa 3-H ante un público entusiasta durante la Convención de 1978 en Tokio.

En 2016-2017 celebramos el Centenario de La Fundación Rotaria, todo un siglo en el que los rotarios han cambiado a mejor vidas y comunidades de todo el mundo.

A lo largo del año iremos publicando extractos del libro “Hacer el bien en el mundo: la historia de los cien años de La Fundación Rotaria”, el cual podrás adquirir en.

Para más información sobre el Centenario de la Fundación, visita la página

Texto extraído del capítulo 7

3-H: UN NUEVO AMANECER PARA LA FUNDACIÓN ROTARIA

Al alcanzar su sexta década, La Fundación Rotaria cambió de orientación allanando así el camino para el lanzamiento de PolioPlus, que se convertiría luego en su programa insignia. Nadie mejor para narrar esta historia que Clem Renouf, quien tras luchar como piloto en la Segunda Guerra Mundial se estableció en Nambour, pequeña localidad de Queensland (Australia) donde se dedicó a su carrera de contador. En 1949, Renouf se afilió como socio fundador al Club Rotario de Nambour, cuya presidencia ocuparía más adelante. En 1965 fue elegido gobernador de distrito, lo que marcaría el inicio de su gran trayectoria rotaria como integrante de la Directiva de RI y, ultimadamente, como presidente de RI en 1978-1979.

Renouf llegó bien preparado al cargo de gobernador. En 1966, de camino hacia su capacitación en Lake Placid, Nueva York (EE.UU.), visitó un centro médico en Vellore (India) financiado por rotarios australianos, indios y estadounidenses.1 En ese entonces, se iniciaban recién los programas de Subvenciones Compartidas e Intercambios de Grupos de Estudio.

Cuando Renouf se preparaba para desempeñar el cargo de presidente de RI, Mike Pedrick, amigo y compañero de la época de la Directiva, le comentó acerca de un proyecto de salud en América del Sur a cargo de médicos voluntarios.2 En ocasión de un Instituto Rotario celebrado en Pittsburgh, Renouf escuchó hablar al médico rotario Robert Hingson sobre la eficacia del “arma de la paz” que usaba en campañas de vacunación masiva contra enfermedades transmisibles.

En febrero de 1978, todas estas experiencias se cristalizaron en la mente de Renouf, entonces presidente electo, en la que resultaría una de las reuniones más importantes de la historia de la Directiva de RI. El presidente Jack Davis (Bermudas) había invitado a Hingson, fundador y director médico de la Brother’s Brother Foundation, a realizar una presentación acerca de las ventajas del “arma de la paz”, dispositivo cutáneo de alta presión con el cual se podía vacunar a mil personas por hora, un número mucho más elevado que con las jeringuillas desechables. Hingson habló con suma pasión sobre la labor de su fundación, sugiriendo una alianza entre ésta y Rotary para llevar a cabo proyectos de vacunación infantil.

Puesto que el 75° aniversario de Rotary se celebraría en dos años, Davis propuso la idea de lanzar una campaña especial en conmemoración de tan importante hito. Con esto en mente, instó a los directores a pensar en iniciativas que marcarían una diferencia significativa durante el año del aniversario. En vista de la enorme pasión que sentía el presidente por mejorar la salud infantil en los países en desarrollo, Davis presentó ante los directores la idea de lanzar un programa para erradicar las enfermedades que afectaban a la niñez en la Convención de 1978.4 Como coincidencia, la Organización de las Naciones Unidas designó 1979, como el Año Internacional del Niño, al que seguiría “El Decenio del Niño”.

Esa noche, el presidente electo Clem Renouf trabajó hasta altas horas en la redacción de la propuesta para el lanzamiento de una iniciativa de dos años: el Fondo para el 75º Aniversario. Este fondo se destinaría a proyectos de servicio internacional de gran envergadura que no estuvieran al alcance de los clubes o distritos. Se esperaba, además, que la iniciativa motivaría a los rotarios a participar directamente en los proyectos aportando su tiempo y conocimientos profesionales.

A la mañana siguiente cuando la Directiva reanudó su reunión, el presidente Davis leyó la propuesta de Renouf y le entusiasmó tanto que inmediatamente la compartió con los demás directores. La Directiva la aprobó y Davis prometió presentarla al mundo rotario en la Convención de Tokio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s