CONVENCIÓN RI / PROTEJAMOS EL MEDIO AMBIENTE

La Convención de Hamburgo destaca los proyectos para la protección del medio ambiente, mientras los rotarios centran su labor en la eliminación de residuos plásticos y la protección de nuestros recursos vitales.

Por Arnold R. Grahl Claudia Brunner

UIU

Pocos de los asuntos de actualidad tienen las consecuencias y el alcance mundial de la protección del medio ambiente. Desde la labor para contrarrestar el cambio climático que amenaza en su totalidad los sistemas de producción alimentaria a la lucha contra la contaminación que enrarece el aire y enturbia el agua, la protección medioambiental es una tarea abrumadora.

Sin embargo, los rotarios son las personas adecuadas para hacer frente a este desafío. En Alemania y toda Europa, los socios de Rotary están dando la tónica de la conversación acerca de la protección ambiental. A tales efectos, aprovechan sus contactos para buscar soluciones creativas y salvaguardar nuestros recursos vitales. En la Convención de Rotary International de 2019 se ponen de relieve varias de tales iniciativas, mientras los rotarios de todo el mundo difunden información sobre sus proyectos exitosos y recaban ideas para nuevos proyectos.

Los rotarios holandeses han abordado el enojoso problema de los residuos plásticos. El proyecto End Plastic Soup (Pongamos fin a la sopa de plástico) comenzó con una jornada de limpieza en los canales de Amsterdam y se amplió para incluir la recolección y el reciclado de residuos plásticos, y la sensibilización del público sobre el citado problema en Países Bajos y las naciones vecinas. Los patrocinadores del proyecto comparten sus éxitos en la Casa de la Amistad, con el fin de emprender un movimiento internacional para poner fin a la contaminación plástica.

Otra iniciativa que está popularizando a pasos agigantados es Bee Aliveen cuyo marco los clubes Rotaract alemanes y sus clubes rotarios patrocinadores se han abocado a informar al público respecto a la importancia de las abejas para nuestro entorno. Asimismo, los socios toman medidas para detener el descenso de la población apícola, emprendiendo medidas prácticas como la construcción de “hoteles” de madera en los cuales las abejas pueden hacer sus nidos y poner huevos. La población de estos insectos ha mercado en estos años debido al uso masivo de pesticidas tóxicos, el monocultivo en ciertas áreas y el cambio climático. Es necesario recordar que las abejas son fundamentales para nuestro ecosistema. Según Greenpeace, polinizan más de 80 por ciento de las plantas de cultivo y silvestres. La tercera parte de la producción alimentaria mundial depende de la población apícola.

“Como polinizadoras, las abejas se cuentan entre nuestros principales socios y colaboradores”, afirma Julian Müller, socio del Club Rotaract de Hamburg-Altona (Alemania). “Pero les estamos destruyendo su hábitat. Todos podemos ayudar a las abejas. Con un poco de habilidad manual, algo de material de la ferretería y un balcón o jardín, podemos establecer un hogar adecuado para las abejas”.

Visitar:

https://www.rotary.org/es/speaking-environment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s