DÍA DE LA TIERRA / RC SANTA LAURA

 

Este Día de la Madre Tierra, miércoles 22 de abril, en Rotary Club Santa Laura no queremos estar ausentes y ser protagonistas en estos 50 años desde su creación: En dónde nos han enseñado a concientizar el cuidado del planeta. Hoy, el día la celebración es diferente.

Nos hacemos tantas preguntas, ¿Cómo vivir en tiempos contingentes…la familia y amigos… el impacto social… epidemias… cambios humanos… en dónde vivimos… empatía… respeto… amor; pero ¿cuánto apreciamos nuestro Planeta Tierra? “Si este, nos da todo para vivir: el oxígeno, vegetales, el agua, la tierra, las especies animales, la vida humana y sus derivados, construidos por las manos. Y si, es necesario hacernos estas preguntas y aquellas qué cómo individuo hicimos o no, para ir mejorando en sociedad, comunicarnos, mirarnos a los ojos y sonreír. Nuestra realidad ha cambiado y dado un giro de vida de 360°.

Anhelamos la libertad. Una libertad qué ha cambiado o ampliado su significado. Salir a caminar y ver el atardecer, oír con el corazón el oleaje marino, ver a los amigos y saborear el más rico plato de comida, ver las estrellas con los ojos de tus hijos, ver una oruga convertirse en mariposa.

Pero al parecer, el planeta, también necesitaba ser libre, oxigenarse y darse un respiro. No bastó con reciclar ni bajar la contaminación, tampoco cuidamos el aumento térmico de la Capa de Ozono, la extinción de la fauna y flora, la extracción del agua, las chimeneas y la tierra.

Utópico, no. En Rotary Club Santa Laura, plasmamos hace unos años atrás, un sueño, el cual se convirtió en un gran aporte comunitario y estudiantil. Realizamos una intervención ecológica, ayudamos a dar vida a la vida. Colorear con la misma naturaleza, alegrar los corazones y maravillarnos con los resultados, de los cuales nos sentimos orgullosos y satisfechos de haber creado un vínculo de amor, respeto y convivencia, y de la oportunidad de sensibilizar en la mejora de la Madre Tierra.

Dicen qué una imagen, vale más que mil palabras: El Huerto Santa Laura, ubicado en la Escuela Eduardo Llanos de Iquique, se forjó con el trabajo de las Socias, los niños y sus mamas, del Colegio, los amigos, un proyecto, los aportes y esos corazones anónimos qué dieron savia nueva.

CUIDA TU PRIMER HOGAR, EL PLANETA TIERRA. CUIDÉMONOS TODOS, PARA DISFRUTAR ESTE SEGUNDO ALIENTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s