MENSAJE DE MAYO – PRESIDENTE CONSEJO DE FIDUCIARIOS

K.R. Ravindran Presidente del Consejo de Fiduciarios de La Fundación Rotaria 2020-21

En el clásico cinematográfico Lawrence de Arabia, Peter O’Toole interpreta a T.E. Lawrence, el erudito, militar y escritor británico que ayudó a las tribus árabes en su lucha por la independencia contra el Imperio Otomano. 

Lawrence lidera un grupo de guerreros beduinos a través del desierto para atacar por sorpresa el puerto otomano de Aqaba. Al llegar al final del desierto, descubren que un soldado, Gasim, se ha caído de su camello durante la noche. Ya es de mañana, y los miembros de la tribu, liderados por el Sherif Ali, interpretado en la película por Omar Sharif, aconsejan a Lawrence que volver a buscarlo sería inútil, que Gasim ya estaría muerto dadas las tormentas de arena y el calor abrasador. “A Gasim le llegó su hora; está escrito”, le dice uno de los soldados a Lawrence.

Pero Lawrence vuelve y encuentra a Gasim casi muerto, tambaleándose en las dunas. Cuando regresan al campamento, Alí le ofrece agua a Lawrence. Antes de tomar un trago, Lawrence le mira y le dice: “Nada está escrito”.

Esta inolvidable escena es más que un diálogo cinematográfico apto para emplear en una cita; representa una forma de ver el mundo. Es todo un desafío al fatalismo, la idea de que debemos aceptar un determinado resultado porque siempre ha sido así. No, dice Lawrence, la historia no está escrita, todavía.

Lo mismo ocurre con La Fundación Rotaria. Todavía no hemos salido de la tormenta de arena que supuso la pandemia de COVID-19 y las consecuencias económicas de la misma. Seguimos ocupados en el trabajo de concienciación, en la entrega de equipos de protección personal esenciales y en el apoyo a los trabajadores de primera línea.

No sabemos el día en que, junto a nuestros aliados en la campaña para la erradicación de la polio, anunciaremos que, por segunda vez en la historia, se ha erradicado una enfermedad. Lo que sí sabemos es que, como hemos trabajado con constancia durante años, el final de esa historia se escribirá pronto.

Y gracias a una contribución de 15,5 millones de dólares de la Fundación Otto y Fran Walter, también estamos añadiendo un nuevo capítulo a la historia de nuestra expansión de los Centros de Rotary pro Paz: Hay planes para poner en marcha un nuevo Centro de Rotary pro Paz en el Medio Oriente o el Norte de África.

Rotary está comprometido en tantas iniciativas nobles; es una historia constante que me inspira incluso más que Lawrence de Arabia. Todavía no sabemos el nombre del bebé cuya vida se salvará gracias a una subvención en el área de salud materno-infantil de Rotary, ni el nombre de la niña que aprenderá a leer con nuestro apoyo. ¿Cuándo empezarán a concederse esas subvenciones, y estará tu distrito, o tú mismo, directamente involucrado?

Nada está escrito. Nosotros escribimos el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s